Estimado amigo
con sumo interés he leído el mensaje de David Llada con el artículo adjunto de la revista "Jaque" Nº 38" sobre la veracidad o fantasía de la práctica del juego de ajedrez por parte de nuestro tan admirado, querido y lamentablemente difunto Papa Juan Pablo II.
Gustosamente respondo a las cuestiones como sigue con la idea que hagas llegar una copia a David:
 
1) Si el Papa Juan Pablo II se expresó de forma sibilina sobre la pregunta, si sabía jugar al ajedrez y si había jugado partidas, que se anotaron, debe tener sus razones.
2) Dado que, por casualidad, tengo buenos contactos familiares con el Vaticano (tampoco debemos olvidar que tenemos un nuevo jefe alemán al frente), pondré estas dudas en manos de los contactos para averiguar la verdad.
Pero advierto, que "las cosas del palacio van despacio".
3) Ruego encarecidamente, que David no me dé más tirones de orejas por tener ya mis orejas tan largas por los tirones en los colegios por parte de los profesores y en casa por parte de mi madre con el fin de no obtener el aspecto como uno de los actores principales de "Star Trek" según la imagen adjunta, jugando al ajedrez.
4) Propongo que se publique este debate tan interesante en las páginas de Internet para noticias de ajedrez.
5) Si David quiere adherirse a los fieles de la parroquia de los receptores de mis mensajes "divinos" sobre el ajedrez, especialmente de los artículos al entorno para publicarlos igualmente en su estima página Web, no tendría ningún inconveniente, si no al contrario, sería un honor.
 
Pendiente de vuestras noticias y
saludos cordiales Frank

 

 

 

  


 

 

1