AJEDREZ/FESTIVAL VILLA DE CALATRAVA

 

    Shírov gana una edición memorable

 

El español triunfó por mejor desempate en el mejor torneo del mundo de partidas rápidas

 

SERVICIO DE PRENSA. Ciudad Real

Las últimas partidas fueron trepidantes, a un ritmo de dos movimientos por segundo. Y hubo que recurrir al segundo sistema de desempate para proclamar vencedor al español Alexéi Shírov, de 34 años, nacido en Letonia de padres rusos, nacionalizado en 1996. La única mujer de la élite, la húngara Judit Polgar, acabó quinta con una sola derrota.

    “Me gustan muchos estos torneos abiertos, que mezclan aficionados y profesionales en un ambiente muy democrático, porque todos tienen las mismas probabilidades de ganar. Doy las gracias a mis rivales, por los puntos que me han dejado quitarles, a la organización y al alcalde de Cañada de Calatrava por haber auspiciado una competición tan interesante, que en sólo dos ediciones ya está en la primera fila mundial”. Así de concreto y de simpático estaba Shírov tras recibir los 22.000 euros del primer premio y una bella escultura de Antonio Pérez, con una efigie de Don Quijote mezclada con piezas de ajedrez y el escudo de Calatrava.

    Shírov, apodado el Leonardo da Vinci del ajedrez porque en sus partidas busca la creación de belleza casi tanto como la victoria, mostró en la última jornada su faceta más práctica. Empató primero con uno de sus más peligrosos rivales, el israelí Gélfand, para vencer después a otro, el ucranio Ivanchuk tras un excelente trabajo de fina estrategia. Y entonces optó por la prudencia –algo muy raro en él- firmando un empate sin lucha en la última ronda con el letón Fridman. El primer sistema de desempate que se aplicó (número de victorias) no sirvió para romper su igualdad con Gélfand, Fridman y el holandés Sokólov. Hubo que recurrir al segundo, el “progresivo”, que consiste en dar prioridad a quien ha estado en cabeza desde el principio del torneo, para proclamar al español, cuyo gran objetivo ahora es clasificarse para el Mundial de México, previsto para septiembre.

    Todo habría sido probablemente distinto si Polgar, invicta durante seis rondas, no hubiese cometido un serio error en los primeros movimientos de la séptima, contra Fridman, que la descartó de la lucha para el primer premio. En todo caso, la húngara ha confirmado que también puede clasificarse para México, superado el pequeño bajón ocasionado por su doble maternidad. Polgar hizo tablas en la ronda de clausura con el indio Viswanathan Anand, número uno del mundo tras su brillante triunfo en el torneo de Linares.

    Pocos minutos después llegó el momento más emocionante del torneo, el electrizante final de la partida entre dos jugadores de élite mundial, el holandés Sokólov, de origen bosnio, y el ruso Grischuk, que se disputaban el primer puesto, con los nervios a flor de piel, mucho dinero en juego, muy pocos segundos disponibles para cada uno para terminar la partida, un ritmo trepidante que llegó a superar los dos movimientos por segundo, piezas que salían por el aire, golpes tremendos al reloj… y al final, tablas, que convertían a Shírov en brillante vencedor de una segunda edición inolvidable, que reunió a casi tres centenares de apasionados del deporte mental. Carmelo Vellón, gerente de la empresa patrocinadora Inmovell, garantizó la tercera dentro de un año: Ciudad Real volverá a ser la capital del ajedrez mundial durante la próxima Semana Santa.

 

 

 

 

 

 

  


 

 

1